martes, 13 de junio de 2017

POEMAS II

272. La vida huye sin frenar su apuro.
La vida huye sin frenar su apuro,
la muerte viene a paso apresurado,
y todo lo presente y lo pasado
me hace guerra, y aun todo lo futuro.

Y de esperar y recordar abjuro,
pues tal me son pasado y esperado,
que no habiéndome yo de mí apiadado,
me habría de ambos puesto ya a seguro.

Traigo a memoria alguna cosa amiga
(si alguna vez la tuve y se me acuerda)
y veo el viento al navegar turbado;

veo en tormenta el puerto, y con fatiga
mi timonel, y rotos palo y cuerda,
y el faro que mi lumbre fue, apagado.



272. La vida marchita rápida y sin frenar.
La vida marchita rápida y sin frenar,
la muerte viene a paso apresurado,
y todo lo presente y lo pasado
me hace recordar.

 Y de esperar y recordar,
me son pasado e inesperado,
que habiéndose de mi apiado,
yo de ambos me quería asegurar.

 Traigo conmigo un recuerdo,
(si alguna vez lo tuve y me acuerdo)
y veo el viento al navegar tranquilo;

 veo calmado el puerto, y con alegría
coji mi timón,
que me acerco al iluminado faro.

 Versión de Elena Galera Serrano 3ºC

No hay comentarios:

Publicar un comentario